viernes, octubre 15, 2004

A Clockwork Orange

Ayer vi por fin La Naranja Mecánica, es increible pero no la había visto todavía. Esto unido a mi pésimo estado de ánimo (según mi hermana es por la época del año) ha hecho que me sienta hoy aun más deprimido todavía. Aparte me estoy leyendo en este momento American Psycho y creo que mi madre piensa que me estoy volviendo un psicópata pervertido. En todo caso lo segundo pero psicópata yo... Aunque si es cierto que últimamente noto que andan por mi cabeza pensamientos que asustarían a más de uno.

Aparte de divagar sobre mis impulsos asesinos he dedicado el día a torturarme como siempre por todo lo que ha pasado con ella. No se porque me cuesta tanto llorar pero es así. No se llorar. He tenido que llamar a mi hermana para poder desahogarme y echar tres lagrimitas. Quiero pensar que hay muchos peces en el río, pero ahora sólo puedo pensar en ella. Yo se que ella me quiere pero es evidente que se quiere más a sí misma...

Tiene gracia, siento algo de vergüenza escribiendo estas cosas por aquí, aun a sabiendas de que estoy amparado por el anonimato... Y hablando de por aquí; me he dado cuenta de que este weblog está un poco triste y que le faltan cosas. Hay que mejorarlo un poco. Sólo llevo dos posteos y ya quiero que sea la hostia. Será que soy un perfeccionista. De momento ya le he añadido a la barra de la derecha un campo para links. De momento sólo está el link a un weblog que visito desde hace tiempo. Parece una chica interesante. Estoy muy verde en esto del blogging...

Demasiado para un día...