miércoles, octubre 20, 2004

...pero ellos viven de lo que tú estás pagando...

Se me había olvidado un poco que tenia un blog, jeje. Anoche fue una noche... totalmente de locura. El caso es que hoy he faltado a la facultad y me propuse que hoy iba por cojones. No puedo seguir así.

Todo empezó de forma inocente (siempre empiezan las peores así), quedé con un amigo para tomar algo a las 21.45 (hora local) y empezamos con los Ferné o Fernet con coca-cola, la verdad que no se ni cómo se escribe pero supongo que eso es lo de menos. Por lo visto en Argentina se toma mucho y bueno por probar... Es como tomar Licor del Polo con coca-cola. Curioso. Tras ingerir un par de estos por vía tópica nos llamó otro amigo que se apuntó a venirse. Nos fuímos a la cervecería alemana y allí pedimos unas botellas de medio litro de una cerveza llamada Scheneider (creo que con el nombre de esta si he acertado), que estan hechas a base de lúpulo fermentado. Me estuvo explicando mi colega que el lúpulo fermentado en grandes cantidades es alucinógeno, a la vez que me señalaba con el dedo trocitos de lúpulo que flotaban aquí y allá. La verdad es que no tenía ni puta idea de esta información pero aquí la conversación derivó en dos decisiones. La primera fue la de pedirnos otra cerveza de medio litro extraña (por ver si era verdad) y la segunda decisión, ya que nos pusimos a hablar del tema fue quedar este jueves para tomar unos micropuntos y hacer música. No comment. Lo cierto es que la conversación fue muy larga y abarcamos muchos campos que no vienen al caso desde los sintéticos a los naturales. De ahí nos movimos al Roadhouse y le pusimos banda sonora a la noche "Highway Star" de Deep Purple o "Black Dog" de Led Zeppelin podrían ser las ganadoras aunque hubo desde Metallica hasta los Beatles... Tras tocar miles de riffs de locura sin guitarra (creo que tendría futuro en el concurso de gente que toca sin guitarra) y beber miles de cervezas más, estas sin lúpulo, San Miguel de toda la vida, acabamos tirados frente a la plaza de la catedral hablando del amor aunque no consigo acordarme de que conclusiones sacamos, si es que las sacamos. Es decir, fatal, noche que no tenía que haber existido.

Bueno pero yo cuando me he sentado enfrente del ordenador no era para escribir esto. Será la resaca. El caso es que me estaba contando un amigo hoy que ayer tuvieron un encuentro con los maderos y les registraron completamente. Me contaba que parecía una violación, que en un momento dado el policía, que parecía estar bastante encabronado, llegó a tener los huevos de mi amigo en la mano, literalmente. Que un poli te sujete los huevos tiene bastante gracia si lo piensas bien. A mi siempre que para registrarme me han tocado la zona genital me ha entrado la risa floja, con lo cual sólo consigues cabrear más al madero de turno... lo peor de todo es que por supuesto algo llevaban, pero muy bien escondido. Tras media hora de registro extremo sin encontrar nada ya empezaron a suavizarse y vinieron las explicaciones "...es que está habiendo por esta zona muchos robos de bandas de sudamericanos...". Ya..